Una de las mayores preocupaciones en el pueblo cristiano es que en los últimos años la Biblia ha dejado de tener un lugar importante en el quehacer diario del creyente. Martín Lutero dejó una frase que la iglesia cristiana evangélica tomó como bandera y centro de atención para el crecimiento espiritual, “la sola escritura”. Durante mucho tiempo estas palabras del recordado teólogo fueron de motivación para los creyentes pero actualmente es sabido que muchos cristianos en distintas partes del mundo han dejado de lado el estudio a conciencia de la Palabra de Dios.
 
Hoy un nuevo método de estudiar la Biblia viene generando un gran impacto entre quienes han decidido profundizar en el conocimiento de la Palabra de Dios y generando un mayor interés por conocer más acerca de las Escrituras, se trata del “método de lectura comunitaria de la Biblia” el cual permite al estudiante tener mayor participación en el aula e interacción con los profesores así como también resolver toda duda en el momento, realizando los trabajos y las tareas de manera grupal. Este nuevo método incluye, además del análisis teológico, una mirada histórica, geográfica y sociológica, es decir, se hace un esfuerzo por contextualizar mejor al libro materia de estudio.
 
El método de lectura comunitaria tiene como propósito permitir a cualquier persona, sin necesidad de haber asistido a un seminario, acercarse al estudio de las Sagradas Escrituras con preguntas que surgen del contexto literario y social incluyendo la interpretación del texto contextualizándolo a nuestros tiempos. Esto ayuda al lector a no presuponer cosas y llegar a interpretaciones erróneas. En la práctica esto implica leer más de una vez el texto, extraer palabras claves, buscar el significado y durante la clase se hace el análisis contextual buscando la mayor participación de los alumnos para nutrirse de sus aportes.
 
 
 
0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar