Este ha sido un año en el que nuestro país ha enfrentado situaciones difíciles. El asesinato de Jimenita llamó la atención de toda la sociedad peruana, los más de 140 casos de feminicidio, la situación de los migrantes venezolanos que han llegado masivamente a nuestro país y los casos de corrupción que han estado presente en todos los poderes del estado, nos lleva a considerar nuestra misión como Sociedad Bíblica Peruana “Que la Palabra de Dios llegue a todos los peruanos para que transforme sus vidas”, siendo el gran desafío fomentar e irradiar los valores bíblicos para aportar vida a la cultura peruana.
La Sociedad Bíblica Peruana somos una organización al servicio de las iglesias. A través de nuestros proyectos sociales, nuevas traducciones, cursos, actividades culturales, materiales e incluso nuestra infraestructura ofrecemos recursos y herramientas para el ministerio de las iglesias. Lo cual nos ha permitido en este año responder desde la Palabra de Dios a la problemática nacional y a difundir su mensaje de salvación para la humanidad.
Esta labor no la podríamos realizar sin la colaboración de personas, instituciones e iglesias. En este fin de año queremos reconocer su participación en esta maravillosa misión. Deseamos hacer nuestro las palabras del Apóstol Pablo “Hermanos, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, como es justo, porque su fe se acrecienta cada vez más, y en cada uno de ustedes sigue abundando el amor hacia los otros”.
Queremos juntos renovar nuestro compromiso con el mandato que Jesús nos dio de llevar el Evangelio a todos los ámbitos de nuestra sociedad. Deseamos que en estas fiestas el Dios de Paz sea el que reine en nuestras vidas, familias y nación. El Perú necesita que Cristo reine.



 

 

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar