«Para que todos reconozcan que Jesucristo es el Señor y den gloria a Dios el Padre.» (Filipenses 2.11)
 
Cuando se cruzaban dos personas en el Imperio Romano, usaban estas palabras para saludarse: «¡El César es el Señor!» Era algo que todos debían hacer. De esa manera el emperador se aseguraba de que en cada rincón del mundo se afirmara todos los días que el único mandamás y dueño era él.
 
¡Pero los cristianos respondían el saludo de otra manera! En lugar de repetir la famosa frase impuesta por el gobierno, decían: «¡Jesús es el señor!» No lo hacían para faltarle el respeto a las autoridades, pero sí para aclarar los tantos. Como si dijeran: «Es cierto que el César es la máxima autoridad en asuntos de gobierno. Pero para nosotros sólo Cristo es el verdadero dueño de todo, inclusive de nuestras vidas.»
 
La historia cuenta que gran cantidad de seguidores de Jesús sufrió terribles torturas y muchos otros fueron muertos por los romanos, porque no entendían ni soportaban su convicción de fe.
Salvo en algunos países donde todavía hay persecución religiosa, hoy en día casi nadie nos hará daño físico por decir que Jesucristo es nuestro Dios. ¡Sigamos, pues el ejemplo de los primeros cristianos y no temamos hablar de Jesús con las personas que nos rodean!
 
El amor de Dios en nuestra vida nos llevará a compartirlo con otros. Que nuestras palabras y, por sobre todo, nuestra conducta sean un reflejo externo de la convicción de nuestro corazón. ¡Porque Jesús es el dueño, el señor de nuestra vida!
 
Pensemos estrategias creativas para hablar de Jesús con nuestros amigos y utilicémoslas para compartir el amor de Dios. Y sobre todo, que nuestra vida sea ejemplo del amor de Dios. ¡Dios estará a nuestro lado para ayudarnos!
 
Devocional «H20» © Sociedades Bíblicas Unidas, 2010. Texto bíblico: Traducción en lenguaje actual ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004. Escritos devocionales elaborados por Cristian Franco especialmente para Sociedades Bíblicas Unidas. Prohibida su reproducción total o parcial. ISBN 978-1-59877-323-1
 
0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar