«Con esto no quiero decir que yo haya logrado ya hacer todo lo que les he dicho, ni tampoco que ya sea yo perfecto. Pero sí puedo decir que sigo adelante, luchando por alcanzar esa meta, pues para eso me salvó Jesucristo.» (Filipenses. 3.12)
 
Todavía en algunas ciudades los niños se divierten subidos a un carrusel, «calesita» o «tiovivo», como también se lo conoce. Se trata de un dispositivo mecánico lleno de figuras de animales y vehículos en los que los niños montan, que gira sobre su eje a una velocidad intermedia y hace las delicias de pequeños y grandes.
 
Es obvio que nadie puede pretender llegar a alguna parte arriba del carrusel. Se mueve, es cierto, y sus muñecos suben y bajan al compás de la música. ¡Pero jamás avanza ni cambia de lugar! ¡Desde allí sólo se pueden mirar los mismos paisajes una y otra vez!
 
Hay personas que corren de un lado para el otro, llenas de actividades y compromisos. De la casa al trabajo, del trabajo a la universidad y de allí de regreso al hogar. ¡Y lo tragicómico es que mucha gente ni siquiera sabe hacia dónde va su vida! No por nada el agotamiento y el estrés son las principales enfermedades de esta época.
 
¿Cómo podemos evitar esa situación y no pasar la vida girando sin llegar a ningún lugar? Tres palabras clave: relación, propósito y sentido.
 
Cuando Dios está en nuestra vida, le permitimos que nos dirija en cada decisión. Al relacionarnos con él mediante la oración y la lectura de la Biblia, comprendemos que estamos aquí con un propósito. Esa realidad le da sentido a nuestra existencia, de modo que tenemos una dirección clara hacia dónde enfocar nuestros mejores deseos y esfuerzos.
 
¡Dejemos de dar vueltas y decidámonos a avanzar!
 
Durante la vida habrá momentos en los que quizás debamos detener la marcha y también ocasiones en las que todo nos parezca un «sube y baja» continuo de experiencias. ¡Es normal que eso pase! Lo importante es que en todo tiempo aprendamos a buscar a Dios y le pidamos fuerzas para seguir hacia adelante.
 
Devocional «H20» © Sociedades Bíblicas Unidas, 2010. Texto bíblico: Traducción en lenguaje actual ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004. Escritos devocionales elaborados por Cristian Franco especialmente para Sociedades Bíblicas Unidas. Prohibida su reproducción total o parcial. ISBN 978-1-59877-323-1
 
0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar